Cambiar moneda
Tema - Poesía
ISBN:
978-956-00-0507-6
Formato:
16 x 21 cms.
Nº de páginas:
308
Peso:
0,540000
Año de publicación:  
2014
precio normal: $12.000 CLP
en linea: $11.000 CLP
Agregar al carro
José Kozer Lindes. Antología poética
 En el «Prólogo» a la primera edición (1954) de Historia universal de la infamia, Jorge Luis Borges, con su mordacidad característica, dijo que el «barroco es aquel estilo que deliberadamente agota (o quiere agotar) sus posibilidades y que linda con su propia caricatura». La poesía de Kozer echa por tierra la sentenciosa frase de Borges, ya que su concepción barroca de la poesía no parte de un agotamiento, sino de una oquedad, de un vaciamiento. El neobarroco kozeriano es una necesidad expresiva y no un estilo impuesto.
Con una bibliografía activa que ya sobrepasa los cincuenta libros, la escritura de Kozer no solo ha logrado extender los límites del barroco, sino que también ha asimilado la herencia proveniente de la tradición española, la llamada poesía del lenguaje norteamericana —cierto Eliot, Pound, Zukofsky, Oppen, Olson—, la tradición clásica de la lírica asiática —Li Po, Tu Fu— y esa corriente de la tradición poética latinoamericana que principia en Darío y Herrera y Reissig, para entonces trazar un arco hasta José Lezama Lima, pasando por César Vallejo, Oliverio Girondo y Nicanor Parra.
La presente antología está dividida en cuatro secciones o acápites: Cuba, Lenguaje, Oriente y Senectud. En el primer acápite se reúnen poemas sostenidos por el recuerdo familiar y del país de nacimiento del poeta. El segundo está conformado por algunos de los poemas que manifiestan la «gramática Kozer» en toda su complejidad, donde mejor se escucha la manera en que actúan las palabras, frases, prosodia, ritmo y sentidos en el tejido lírico kozeriano. El tercero contiene poemas cuya temática se centra en las lecturas y prácticas del poeta que provienen y se proyectan hacia el imaginario Zen budista, o sea, una expansión del horizonte espiritual. Y el cuarto acápite está compuesto por poemas que se sostienen en un mirar y decir de ocaso, de un final que, una vez vislumbrado, retorna incluso a sus comienzos.
Pablo de Cuba Soria