Cambiar moneda
Tema - Poesía
ISBN:
978-956-00-0539-7
Formato:
16 x 21 cms.
Nº de páginas:
100
Peso:
0,260
Año de publicación:  
2014
precio normal: $5.400 CLP
en linea: $5.000 CLP
Agregar al carro
Verónica Zondek Nomeolvides: flores para nombrar la ignominia
 Desde los textos bíblicos de Job, enunciados a la manera de epígrafe, Nomeolvides: flores para nombrar la ignominia, de
Verónica Zondek, es un poema que está muy alejado del retruécano a que aspira cierta gastada tradición literaria con su recurrente tópico del amor correspondido. Muy apartada de todo eso, esta propuesta poética se acerca más bien al sistema de exclusiones, a la manera del circuito épico de un Ercilla que se anuncia en su reconocido «no las damas, amor, no gentilezas / de caballeros canto enamorados / ni las muestras, regalos y ternezas / de amorosos afectos y cuidados», y que también acoge los provocativos versos de Sor Juana en sus «hombres necios que acusáis a la mujer, sin razón». A varios siglos de todo aquello, con sus espacios intermedios, asoma la tragedia de siempre. No hay espacio para voces articuladas en romance, que se rechazan por ineficaces en la tonalidad que aquí se precisa. Este poema de Verónica Zondek es un soliloquio donde se opta por la oralidad diagramada bajo los patrones de la escritura contemporánea. La manufactura de un verso creado con el propósito de explorar posibilidades de expresión para una misma afrenta. El poema se expresa en la voz  de un sujeto femenino que reclama su protagonismo a la hora de tomar decisiones: su lugar, su razón, sus negadas posibilidades, más allá del castigo a que la condena el coro autoritario que aquí también se exhibe con su trasnochada sordina. La idea del amor recíproco, médula del melodrama, es enterrada en este poema como acompañando a los huesos de un hijo cuya espera no es compartida.
 
César Díaz-Cid