Cambiar moneda
Tema - Filosofía - Estudios de las religiones
ISBN:
978-956-00-0964-7
Formato:
16 x 21 cms.
Nº de páginas:
206
Peso:
0,410
Año de publicación:  
2017
precio normal: $12.000 CLP
en linea: $11.000 CLP
Agregar al carro
Actuel Marx intervenciones N°22 ¡Racismos!
Como una especie de metástasis, los racismos parecen proliferar simultáneamente y en diversos lugares. Pero esta simultaneidad, que sin duda, al menos en parte, podemos atribuir a la globalización, es también la reactivación de tendencias que, antes arrinconadas, hoy por hoy disputan la representación y hasta acceden al poder. En la medida en que las sociedades llamadas democráticas no parecen poder contener a estas fuerzas, los peores recuerdos del siglo XX se ciernen sobre este siglo que comienza. Pero hoy sabemos más sobre el racismo. Sabemos, por ejemplo, en contra toda la tendencia de fines del siglo XIX y de la primera mitad del XX, que fundar el Estado-nación sobre la raza es fundarlo sobre una ficción. Es lo que da a entender Balibar en Raza, nación, clase, a propósito de la “etnicidad ficticia” en la forma de la comunidad de raza. “La idea de comunidad de raza”, explica Balibar, “hace su aparición cuando las fronteras de parentesco se disuelven a nivel de clan, de comunidad, de vecindad y, teóricamente al menos, en clase social, para desplazarse imaginariamente al umbral de la nacionalidad” (Balibar, 1991: 155). En tanto que ficticia, no hay cómo no pertenecer, o pertenecer, a una comunidad así, en lo que suele estar implicado un arcaísmo al que no podemos acceder jamás, y que identificaríamos mal si nos contentamos con establecer que se trata sólo de un arcaísmo. El racismo, hoy, también sabe más sobre racismo.
Y la retórica política republicana contra los musulmanes de la extrema derecha en Francia no es más que un solo caso. Podemos así constatar que el racismo es creativo, ingenioso, social. Se le puede encontrar, en Chile por ejemplo, en una forma discreta pero efectiva en una exposición artística, y en el discurso ingenioso de un funcionario público. Contra el inmigrante caribeño, en el primer caso, en la forma segregadora y exotista del otro. Contra la reivindicación política del indígena, en el segundo caso, en la forma anuladora de una identificación genética con el indígena.