Cambiar moneda
Tema - Ciencias Sociales y Humanas
ISBN:
978-956-00-0483-3
Formato:
14x21,5
Nº de páginas:
178
Peso:
0,340
Año de publicación:  
2014
precio normal: $10.000 CLP
en linea: $9.200 CLP
Agregar al carro
Jacques Ranciére La lección de Althusser
 En el prólogo a la segunda edición de este libro, publicado originalmente en 1974, Jacques Rancière advierte que no quiso «escribir entonces una monografía explicando las ideas de un pensador —Louis Althusser—, sino estudiar la manera en que ese pensamiento se adueña de los significantes y de los desafíos políticos de un tiempo y, de esa manera, define por sí mismo un escenario y un tiempo específicos para su propia efectividad política».

Tratándose de Althusser, tal efectividad se sitúa, para Rancière, entre la publicación de La revolución teórica de Marx y el seminario sobre El Capital, ambos de principios de los sesenta, y la Respuesta a John Lewis de 1973. Durante aquel decenio, «la concepción althusseriana de la ideología como sistema de representaciones que subyuga a los individuos al orden dominante de modo automático fue lo que sostuvo, para algunos, la idea de una revolución cultural radical. Pero mucho más fue lo que alimentó, en la clase intelectual, la condena del movimiento de revuelta estudiantil, visto como un movimiento de pequeños burgueses, víctimas de una ideología que respiraban sin saberlo».

Más allá de esa polémica, la crítica de Rancière apuntaba y sigue apuntando a la idea de dominación que, según él, transmiten los discursos que pretenden criticarla: «Estos parten de un mismo presupuesto: que la dominación funciona gracias a un mecanismo de disimulación que hace ignorar sus leyes a aquellos que somete, presentándoles la realidad al revés. La sociología del desconocimiento, la teoría del “espectáculo” y las múltiples formas de crítica de la sociedad de consumo y de comunicación comparten con el althusserismo la idea de que los dominados son dominados porque ignoran las leyes de la dominación». El problema, para Rancière, es que esta visión termina por declarar «la incapacidad de los ignorantes para curarse de sus ilusiones y, por ende, la incapacidad de las masas para alguna vez hacerse cargo de su propio destino».