Cambiar moneda
Tema - Estudios literarios - Lingüística - Bibliografía
ISBN:
978-956-00-0800-8
Formato:
16 x 21 cms.
Nº de páginas:
240
Peso:
0,450
Año de publicación:  
2016
precio normal: $11.000 CLP
en linea: $10.000 CLP
Agregar al carro
Grínor Rojo (Coordinador)Grínor Rojo Las novelas de la dictadura y la postdictadura chilena. Volumen I. ¿Qué y cómo leer?
Este es el primer volumen de mi investigación sobre las novelas de la dictadura y la postdictadura chilena. Para estudiar estas novelas, aparté un canon con treinta y dos de ellas, que fueron las que por razones ideológicas y estéticas  me parecieron las más meritorias, pero lo hice a sabiendas de que el corpus completo estaba compuesto por cien, ciento cincuenta o doscientas, y que iba a llegar el momento en que yo tendría que dar cuenta de él en su integridad. Por otra parte, ¿será una boutade demasiado grosera argumentar que toda, absolutamente toda, la literatura publicada en Chile o por chilenos con posterioridad al golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 es una literatura a la que aquel acontecimiento y sus secuelas le cortan el traje o, en otras palabras, que estas son unas obras de arte literario todas las cuales estarían signadas a fuego por la dictadura (o por el «Estado de excepción», como empezaron a decir en algún momento los revolucionarios franceses) y por la postdictadura (o sea por el post Estado de excepción) en que los ciudadanos de este país nos debatimos desde hace más de cuarenta años? Puede que sea una boutade, en efecto, aunque me temo que menos grosera de lo que se podría suponer.
El libro está construido a partir de dos premisas principales: una histórica y la otra estética. De acuerdo con la primera de tales premisas, el período de la historia de Chile que se extiende entre el 11 de septiembre de 1973 y la actualidad es uno solo, lo que quiere decir que el prefijo «post» en la palabra «postdictadura» es para mí un indicador menos de ruptura que de continuidad. De acuerdo con la segunda premisa, mi opinión es que el estudio de la literatura no puede prescindir de la consideración de sus condiciones de posibilidad, aunque tampoco debe reducirse a ellas jamás.