Neus Espresate Xirau (1934-2017)

Desde Chile, rendimos homenaje a Neus Espresate, la gran editora catalana-mexicana, incansable luchadora contra el fascismo y el subdesarrollo sociocultural y político de los pueblos latinoamericanos. Fue militante socialista en su juventud y militante de la causa social latinoamericana toda la vida. Ahora Neus ha emprendido su viaje más largo, el de la memoria.

Homenajeamos su vida porque supo del dolor, como el de la Guerra Civil Española, la de la derrota del Frente Popular; como el de verse siendo niña, separada durante varios años de sus padres, quienes recalaron en México como exiliados mientras ella permanecía refugiada junto a sus hermanos, en una España traumatizada y violentada; y porque también supo del dolor de América Latina, tierra que hizo suya con su historia y sus luchas.

Homenajearla porque supo del compromiso, el de continuar la lucha antifascista con las armas de la cultura, fundando, junto a un grupo de compañeros, en 1960 la editorial ERA como un proyecto continental a permanente disposición del desarrollo ético, político e ideológico de aquella generación que debía tocar el cielo con las manos, y también de la actual generación, que, lo sabía ella, enfrenta una nueva oleada reaccionaria que llega travestida con máscaras antiguas.

Homenajearla porque supo de la verdad y la belleza, entregándole al pueblo las mejores obras, los libros que el Poder y las grandes cadenas no promueven, con las creaciones de autores que eran desconocidos para la multitud, pero no para el talento lúcido e imaginativo de Neus. La generación literaria latinoamericana de los años sesenta y setenta, desde el realismo mágico a la ficción histórica, pero también la de los estudios críticos, históricos y de ciencias sociales, recibió el respaldo y la sapiencia editorial de Neus Espresate: Gabriel García Márquez, José Emilio Pacheco, Octavio Paz, Carlos Fuentes, Carlos Monsiváis, Roger Bartra, Julio Cortázar, Elena Poniatowska, entre muchos otros, publicaron en ERA algunas de sus primeras obras fundamentales.

Homenajearla porque supo de todo ello, y porque quiso que muchos también supieran, como camino a la verdad y al albedrío.

A la memoria incólume, a la memoria infinita y necesaria de Neus Espresate Xirau.