Autonomía y subordinación, las mujeres y sus testamentos

  • La historia de las mujeres desde una perspectiva de género es el centro de la investigación desarrollada por la académica Alejandra Brito, que puso su mirada en un período y localidad específicas: el “Gran Concepción” desde mediados del s xix y comienzos del xx,  usando una fuente de información poco usual: los testamentos.  El libro Autonomía y subordinación. Mujeres en Concepción 1840-1920, editado por LOM, será presentado este miércoles 15, a las 19.00,  en la sala Ercilla de la Biblioteca Nacional.

La historiadora y docente de la Universidad de Concepción quiso ver a las mujeres en esferas que tradicionalmente han sido consideradas masculinas, como la gestión económica, con el objeto de “desnaturalizar” el conocimiento instalado sobre la naturaleza femenina y sus espacios propios. Para esto utilizó como primera fuente de  información los testamentos de un grupo de mujeres, obtenidos de los Archivos Notariales de Concepción. Su idea es que en estos documentos, que recogen su última voluntad,  las mujeres no solamente hacen un arreglo de cuentas económico, sino que a partir del recuento sinóptico de sus vidas “delimitan  sus entornos concretos, explicitando sus interacciones con otros”;  esos “otros” son personajes significativos en el escenario de sus propias vidas: hijos, hijas, maridos, personas de servicio.

Los testamentos dan cuenta de una forma de vida y también de reyertas familiares: “Declaro que mi marido no tiene gananciales en mis bienes de ninguna clase, lejos de tener misma herencia si es pobre, me debe indemnización por bienes que me ha vendido, la que podrán reclamar mis herederos”, señala doña Margarita Becerra, en su testamento de 1896.  Desheredar a los hijos o maridos era una práctica común,  generalmente motivada por malos tratos; en estos casos los documentos en que se manifestaba la última voluntad se transforman en verdaderas denuncias públicas. Distinto es el estado de ánimo en lo que se refiere a los bienes de libre disposición; aquí  las mujeres estudiadas por Brito manifiestan sus afectos recreando lazos de solidaridad femenina.

 La investigación de los documentos testamentarios fue complementada con otras fuentes que le permitieron a la autora reconstruir la imagen que se tenía acerca de las mujeres en la época y su estatus social.

La autora

Historiadora, licenciada en Historia en la Universidad de Chile, magíster en Historia de la Universidad de Concepción y doctora en Estudios Americanos en la Universidad de Santiago de Chile. Actualmente se desempeña como docente e investigadora de la Universidad de Concepción. Se ha dedicado a la historia social e historia de las mujeres especializándose en el período que va desde mediados del siglo XIX hasta la primera mitad del siglo XX de la Historia de Chile.

Ha publicado De mujer independiente a madre. De peón a padre proveedor. La construcción de identidades de género en la sociedad popular chilena, 1880-1930 (2005), además de una serie de artículos en revistas y colaboraciones editoriales en Chile y el extranjero.