Fallece nuestra autora Guadalupe Santa Cruz.
 

Fallece nuestra autora Guadalupe Santa Cruz.

 

Ayer, domingo 25 de enero, murió nuestra querida autora Guadalupe Santa Cruz. Es velada hoy desde las 10:00 am en la SECH (Almirante Simpson 7, metro Baquedano)

“Una pequeña torre de Babel personal me hizo tomar las palabras no como dadas, sino como siempre modificables, siempre atravesadas por connotaciones, por matices, por sutilezas, por durezas distintas… (…) saber que no hay una sola manera de nombrar, creo, es una primera inquietud por la lengua”. Guadalupe Santa Cruz- escritora, traductora e intérprete y artista visual- explicaba así su derivación  a la escritura en una nota de Sergio Montecinos en la revista Philosophia, en 2003. Con la torre de babel aludía al hecho de que en su familia (padre chileno, con formación en Francia,  madre norteamericana) se hablaran distintos idiomas en forma permanente.

 

Nacida en Nueva Jersey, Estados Unidos, cursó estudios de Filosofía en la Universidad Católica de Chile, pero tuvo que partir al exilio después del golpe militar de 1973. En Bélgica estudió grabado en la Academia de Bellas Artes de Lieja y se licenció en Formación de Adultos y Educación Permanente en la Universidad de la misma ciudad. Formó parte de la Asociación de grabadores La Poupée d´Encre hasta su retorno a Chile, en 1985.

 

Autora de ensayos, novelas y textos donde combina la escritura y el grabado, publicó su primera novela, en 1989: Salir, en editorial Cuarto Propio. Le siguen Cita Capital (1992) y El contagio (1997) en la misma editorial. En  2001 editó Los Conversos y en 2005 Plasma, ambas en editorial LOM; en 2006, La cordillera en andas,  donde incluye versos y grabados, editada por Francisco Zegers  y en 2011 Ojo líquido (Palinodia) y Lo que vibra por las superficies (2013, Sangría Editora), una selección de ensayos escritos a lo largo de años.

 

Entre los reconocimientos obtenidos por su escritura, destaca el otorgado por la municipalidad de Andacollo que la nombró, en 2006, “embajadora cultural” de este pueblo. Y es que la cercanía de la escritora con los pueblos del norte queda de manifiesto en Plasma un texto anticipatorio de conflictos medioambientales y cuyo carácter documentalista se evidencias en el desplazamiento de los personajes por pueblos que tienen nombre y ubicación:  Chuja, Dopque, Misca, Pasama, Vilica, Aspa, Caripi, Valle de Quelamí, Corral Quemado, Aguas Negras, Chumata, Cuenca del Sao.

 

Acerca de su escritura

“Comencé a escribir poesía en la adolescencia, luego suspendí la escritura por largos años atravesados por la experiencia política en Chile y luego por la experiencia del exilio, y por todo lo que fueron esos años de actividad colectiva… y cuando volví en mí no volví primeramente a la escritura, sino al grabado, estudié en Bélgica grabado sobre metal tres años y luego tuve un taller yo misma y fue otro tipo de grafía que practiqué, entonces… grafía sin idioma, diríamos. Y luego retorné a la escritura propiamente tal, literaria, en momentos de disponerme a regresar a Chile, luego de un duelo; pero mi escritura quedó muy influenciada por esa otra forma de inscripción que es el grabado (…)” señaló a Philosophia.

 La crítica acuñó el concepto de arquitecto para su escritura, subrayando la visualidad con la que trabajaba el lenguaje, su desplazamiento por distintas zonas –“la palabra es usurpada a otros espacios, arrastrada hasta el texto” (Loreto Chávez)– y la experimentación con distintos soportes: grabado, escritura, por ejemplo,  en Quebrada. Las cordilleras en andas,

Además de las novelas y publicaciones que recogen sus textos analíticos (varios de ellos de corte feminista). La escritura de Guadalupe Santa Cruz está recogida en antologías publicadas en Chile y en el extranjero.

Entre los  premios y reconocimientos que obtuvo el más reciente es la Residencia de Escritora en la organización literaria internacional Passa Porta, Bruselas, Bélgica. En 2004, la novela Plasma ganó el  Premio Atenea (Universidad de Concepción, Chile) a la mejor obra literaria nacional; por la misma obra , fue reconocida con el Premio de Narrativa (categoría “novela inédita”)  del Consejo Nacional del Libro y la Lectura.