Julio Pinto Vallejos y Manuel Silva Acevedo recibieron el Premio Nacional 2016







Nuestros autores, Julio Pinto Vallejos y Manuel Silva Acevedo, recibieron el Premio Nacional 2016, en Historia y Literatura, respectivamente, en una ceremonia efectuada el pasado 15 de diciembre que contó con la participación de la Presidenta Michelle Bachelet, la ministra de Educación Adriana Delpiano y el ministro de Cultura, Ernesto Ottone.

En la ocasión, Julio Pinto afirmó: «Los premios nacionales suelen ser relacionados a méritos individuales, pero se sabe que detrás de toda producción intelectual o artística hay una dosis fundamental de esfuerzo colectivo».

A lo que agregó: «Quiero hacer un reconocimiento a los valores de esfuerzo colectivo y de compromiso social de 3 instancias o instituciones: la Nueva Historia Social, la Universidad de Santiago de Chile y LOM ediciones, que han sido parte fundamental de mi propia trayectoria».

Julio Pinto es miembro de nuestro comité editorial y director de la colección Historia, donde ha desempeñado un papel destacado, desarrollando una de las únicas colecciones de historia social, política y cultural existentes en el país, con más de cien títulos publicados a la fecha.

Entre otros libros, Pinto ha publicado en LOM: Historia contemporánea de Chile, cinco volúmenes (1999-2002), en coautoría con Gabriel Salazar; ¿Revolución proletaria o querida chusma? Socialismo y alessandrismo en la pugna por la politización pampina (1911-1932), en coautoría con Verónica Valdivia (2001); Trabajos y rebeldías en la pampa salitrera, en coautoría con Luis Ortega. También, Cuando hicimos historia, como editor y compilador (2005); Desgarros y utopías en la pampa salitrera (2007) y ¿Chilenos todos?, en coautoría con Verónica Valdivia (2009); Luis Emilio Recabarren. Una biografía histórica. (2013); El orden y el bajo pueblo. Los regímenes de Portales y Rosas frente al mundo popular, 1829-1852, en coautoría con Daniel Palma Alvarado, Karen Donoso Fritz y Roberto Pizarro Larrea (2015).

Por su parte, el poeta Manuel Silva Acevedo comenzó su discurso diciendo: Siempre es oportuno recordar que nuestro país fue fundado por un poema, ´La Araucana´ de Alonso de Ercilla y Zúñiga, y desde entonces vio sellado su destino por la poesía, con sus venturas y desventuras, porque la poesía está hecha de luces y sombras tal como nuestra historia.”

Luego continuó diciendo: «Como dice el poeta Óscar Hahn: en tiempos difíciles, la poesía es resistencia. Mediante ella el lenguaje resiste la degradación. Por todo eso, y porque la producción poética no ocurre dentro de una burbuja apartada de las vicisitudes del devenir de la comunidad nacional, me permito subrayar que cuando nuestro lenguaje cotidiano se vuelve pobre y procaz, la poesía palidece. Cuando los medios propagan la vulgaridad y la estupidez, la poesía languidece. Cuando los poderosos se coluden para abusar de los débiles, la poesía se oscurece. Cuando se violan los derechos de los niños, la poesía se estremece y cuando se maltrata a las mujeres, la poesía se enardece. En cambio, cuando se dignifica la educación pública y en las escuelas se memorizan y recitan a los poetas nacionales, la poesía se engrandece. Cuando la universidad se vuelve amplia y gratuita, la poesía se enaltece. Cuando se protegen la naturaleza y el medio ambiente, la poesía reverdece. Cuando la cultura de los pueblos originarios también forma parte de nuestra identidad, la poesía se ennoblece. Y cuando brillan la libertad y la justicia verdadera, la poesía resplandece.»

Silva Acevedo, ha publicado con LOM, Cara de hereje (2000), y recientemente A sol y a sombra. Selección antológica 1967-2015, una compilación hecha por el propio autor que reúne casi cincuenta años de trayectoria en la poesía chilena.